Concierto del Mig Any Fester 2014

 

Rafael Alcaraz RamisJosé Pérez VilaplanaAmando Blanquer 1Mestre Ferrero 1

 

 

 

 

 

Rafael Mullor Grau

Ramón García i Soler

José Rafael Pascual-Vilaplana

Saül Gómez i Soler

Daniel Juan Ferrero Silvage

 

 

 

 

 

Programa Especial con motivo del 50 aniversario de la composición de la Marcha Mora Chimo por D. José Mª Ferrero Pastor.

Teatro Echegaray de Ontinyent, Domingo 23 de febrero de 2014 a las 11,30 h

1ª PARTE – EL ENTORNO

  • TURBALLOS – PD* (1962) – Rafael Alcaraz Ramis
  • EL MORO DEL SINC- MM* (1954) – Rafael Giner Estruch
  • PRIMAVERA – PD (1964) – Antonio Gisbert Espí
  • ZORAIDAMIR – MC* (1969) – Jóse Pérez Vilaplana
  • ANY D’ALFERES – MM (1967) – Amando Blanquer Ponsoda
  • CHIMO – MM (1964) – José Mª Ferrero Pastor

2ª PARTE – LA EVOLUCIÓN 50 AÑOS DESPUÉS

  • MUSIC I LLANERO – MM (25 años después) – Rafael Mullor Grau
  • LAURA 94 – PD (30 años después) – Ramón García i Soler
  • VALLS D’ EN SARRIÀ – MC (40 años después) – José R. Pascual Vilaplana
  • TENEO ** – Fantasía (50 años después) – Saül Gómez i Soler
  • MU’ÁLLIM ** – MM (50 años después) – Daniel J. Ferrero Silvaje

* PD: Pasodoble – MC: Marcha Cristiana – MM: Marcha Mora
**Estreno Absoluto

DIRECTOR

José Francisco Mira Marín

NOTAS AL PROGRAMA. José Francisco Mira Marín

Con este recorrido por la Música de Moros y Cristianos, de la mano de los acordes de la Marcha Mora “Chimo” y como hilo conductor de este concierto, queremos tratar de entender las influencias que hicieron nacer esta obra , es decir, la música que “El Mestre”, escuchaba en la década de los 60, a esto dedicaremos la primera parte , con música de autores contemporáneos de José María Ferrero Pastor.

Ya en la segunda parte estarán con nosotros algunos de los compositores más representativos de nuestra época, y que tendremos la suerte de que puedan acudir a nuestra ciudad y dirigir sus piezas en un año tan especial para la Unió Artística Musical d’Ontinyent en este aniversario.

También tendremos el estreno de dos piezas, una fantasía y una marcha mora, encargadas por la Socieat Unió Artística Musical para este evento de dos de los compositores de Ontinyent que hoy en día forman parte de la vanguardia musical de nuestra fiesta.

Todo esto, con el buen hacer “sonoro” de nuestra banda, y con la utilización de medios comunicativos esenciales que hoy en día podemos utilizar en los conciertos, a nuestro entender, la Música, también se puede ver y explicar, al margen de escucharla, porque esta música está pensada para el disfrute de las gentes de nuestros pueblos, en unas fechas siempre especiales para todos, la hora de la alegría y la hora de la fiesta pasan siempre por un instrumento esencial en nuestras celebraciones, “LA MÚSICA”.

“Ontinyent, 27 de agosto de 1964. Es la noche de los Alardos, la antesala de la Fiesta. La comparsa de Kábilas está cenando en el patio del desaparecido “Hostal El Sol”.

Un grupo de músicos entra con José María Ferrero al frente. Después de unas palabras dirigidas a D. Joaquín Sanz Aura la música empieza a sonar.

El resto de festeros que estaban cenando, ajenos a lo que acontecía, levantan la cabeza y escuchan. A los pocos acordes toda la comparsa estaba formada alrededor del patio, con Chimo Sanz ejerciendo magistralmente de cabo de escuadra. Había nacido un mito…”

Si… pero, ¿qué música escuchaba “El Mestre”?, ¿que música le influenció?, ¿qué melodías le ayudaron a componer su obra y como influenció a lo largo del tiempo esta marcha mora?.

Esto es lo que queremos ofrecer en este concierto de una manera muy escueta, como no puede ser de otra manera en este espacio reducido en el tiempo.

La década de los 60 es rica en autores que componen música para la fiesta de Moros y Cristianos. El compositor de Muro, Rafael Alcaráz (amigo de José María Ferrero) compone un pasodoble dedicado a la población de TURBALLOS, una pieza llena de lirismo , con todos los ingredientes de la época, “pasodoble dianer”, con carácter casi de marcha militar al principio, pero que se va transformando por medio de la armonía en un obra llena de lirismo al llegar al “Trío” y que explosiona en una pieza colorista , en la que no puede faltar el brillo de los Metales y el movimiento casi eléctrico de las Maderas en la parte final del pasodoble.

¿Y las Marchas Moras? al margen de las que ya había compuesto con anterioridad (“Mozárabe Revert”, “Reige”, “Selarsejaria”, “Bando Moro”, “Mozárabes 1960”), ¿qué pudo influenciar a nuestro personaje?. Lo cierto es que no lo sabemos, pero “EL MORO DEL SINC” escrita en 1954 por Rafael Giner Estruch justo 10 años antes que Chimo, tiene todos los ingredientes que podemos encontrar para que una marcha permanezca en la memoria no sólo diez años después sino que sus melodías y su grandiosidad siga llegando hasta nuestros días.

Pero, volvamos a nuestro año 1964, pocos meses antes del estreno del 27 de agosto en Ontinyent, sonaba el pasodoble PRIMAVERA de Antonio Gisbert Espí ,ganador del Primer Premio Ciudad de Alcoy de ese año. No se equivocó el jurado. Es una pieza que transmite la alegría del comienzo de la Fiesta. Es uno de esos pasodobles que forman parte de la banda sonora festeja de todos.

En 1969, sólo 3 años después de la primera marcha cristiana del Mestre (“Bonus Christianus”), escribe el singular y prolífico compositor de Cocentaina José Pérez Vilaplana la Marcha Cristiana ZORAIDAMIR. En esta pieza aún suenan los ecos del estilo del pasodoble del compositor de Cocentaina, sobretodo en la instrumentación y en los ritmos de la percusión, pero con un marcado carácter distinto, diferente al del pasodoble, el singular grupo de tresillos de corcheas que antecede a los temas principales y que indican al Cabo y a la Escuadra Cristiana que es el momento de lucir su maestría en el desfile.

También 3 años después de “Chimo”, el maestro Alcoyano Amando Blanquer Ponsoda, nos presenta una obra maestra más de su repertorio dedicado al Bando Moro, ANY D’ ALFERES dedicada a la Filá Abencerrajes de Alcoy en el año de su Alferecía. Marcha Mora, sencilla, de una maestría excepcional, pero su sencillez es la grandeza del maestro, con una armonía casi de vanguardia y una instrumentación delicada y a la vez grandiosa en los momentos de más sonoridad de la pieza. El maestro solía decir : “La melodía ha de ser sencilla per a que el fester la puga cantar i gaudixca del moment de la desfilada”. Sin duda , en esta marcha el músico alcoyano es fiel a sus principios, consiguiendo exactamente su propósito, pero no sólo eso, también en el músico consigue ese mismo efecto.

Y como no, terminamos esta primera parte con la Marcha Mora que en este año cumple sus 50 años de existencia. CHIMO, del Maestro de Ontinyent José María Ferrero Pastor. Podríamos decir muchas cosas sobre la obra más representativa de las marchas moras en la historia de la Música de Moros y Cristianos, pero dejemos que sea el propio compositor, el que nos dé su idea de esta obra:

“la marcha comienza con unos compases de percusión que, amén, de no ser habituales en este tipo de composiciones, le dan cierto aire de misterio. Sigue con una trompa metálica, un acorde en menor, que es característico en todas las marchas moras, y que aquí interpreta primero el metal y luego los restantes instrumentos. Continua con una parte muy romántica que se repite muy fuerte en el metal, en tanto que la madera va marcando compases que imitan arabescos. Esto, se enlaza con otro fuerte, en que interviene los trombones y trompetas, en compases alternos, que simulan una conversación. Luego, al final, hay una repetición del tema central interpretadas por los conjuntos del metal, que se adecúa muy bien al paso del desfile, que requiere bombo, platillos y acordes de metal”.

En la segunda parte trataremos la evolución natural de la Música de Moros y Cristianos. Comenzaremos con MÚSIC I LLANERO marcha mora compuesta por Rafael Mullor Grau en el año 1989, y que fue 1 er Premio en el Concurso de Composición de Ontinyent. Se trata de una pieza de total vanguardismo musical dentro de las composiciones para la fiesta, mucho más si pensamos que está escrita hace 25 años.

Seguirmoso con LAURA- 94, escrito 30 años después de la marcha del Mestre Ferrero. Es el primer pasodoble escrito por el compositor de Atzeneta de Albaida, Ramón García i Soler, y tiene influencias de varios estilos de pasodobles toreros, valencianos, pero con el sello especial de un autor que ya destaca por su inspiración y su personal instrumentación, que mas adelante, es imitada por un buen número de compositores.

José Rafael Pascual-Vilaplana escribió VALLS D’ EN SARRIÀ, para la Comparsa Pirates de Callosa d’En Sarrià, 40 años después de Chimo y tiene como leitmotiv, precisamente una vieja estrofa dedicada a este colectivo : ”Ron, ron, ron, la botella de Ron”. A partir de este corto motivo, el compositor construye una marcha cristiana, con todos los ingredientes necesarios y con el sello inconfundible de este autor, con un desarrollo del motivo propuesto realmente magistral, que como no, incorpora su extremado lirismo basado en un conocimiento exhaustivo de la armonía contemporánea.

TENEO será el primero de los estrenos del concierto, compuesta por el prominente compositor de Ontinyent Saül Gómez i Soler, nacido como músico en la Societat Unió Artística d‘Ontinyent, este joven músico realiza una carrera fulgurante dentro de la música de Moros y Cristianos, estando presente su música en casi la totalidad de las fiestas de nuestra tierra. Hoy nos presenta una Fantasía, basada en los temas principales de nuestra marcha homenajeada.

MU’ÁLLIM, que significa “MESTRE”, es la marcha mora dedicada por el hijo del compositor de Chimo, Daniel J. Ferrero Silvaje, compositor de reconocido prestigio dentro de nuestras fiestas es el heredero natural del legado de su padre, con un estilo propio realiza músicas para la fiesta llenas de sonoridad y esplendor sonoro, propias de su identidad como compositor.